El mundo en su salsa (II): La mostaza, una salsa global

22 Dic

Miles y miles de años antes de que la mostaza quedara asociada al ketchup en lo que podríamos denominar la pareja gastronómica de la postmodernidad, unos hombres que habitaban cerca de los lagos prehistóricos suizos de la localidad de Morigin llegaron a la misma conclusión: la mostaza podía convertir un plato insulto en un bocado contundente. Su sabor profundo y su toque picante consiguieron poner en órbita sus prehistóricas pupilas.

Senf-Variationen

¿Cuál es cuál? La solución, aquí: http://es.wikipedia.org/wiki/Mostaza

Sin embargo, su limitada curiosidad gourmet no les llevó (o al menos no hay evidencia arqueológica) a mezclarla con otros ingredientes y lograr así una salsa. Las semillas de mostaza se aderezaban directamente con carne o vegetales. Pero el primer paso estaba dado y su fama le llevó a estar incluso en la lista de condimentos nombrados en la mismísima Biblia. Sin embargo, cómo no, fueron los griegos y los romanos los encargados de investigar hasta dónde podían llegar con esas semillas. Ni ellos mismos habrían soñado que este gesto de curiosidad gastronómica sentaría las bases de una de las salsas más universales. Reducidas con harina o desleídas en salmuera de atún (muria), estas semillas servían para especiar carnes y pescados. Ya en 42 d.C., el escritor romano Columella describía el método para preparar un condimento a base de las semillas de mostaza que no era muy diferente al actual: mezclar el polvo de semillas de mostaza, disolviéndolas en vino blanco y un poco de aceite, o bien en vinagre macerado con finas hierbas o plantas aromáticas.

Ya desde tiempo de los romanos, despuntó la Galia en la producción de este condimento y en el siglo IV nos encontramos en Borgoña con la primera receta de salsa de mostaza de la que se tiene constancia. Además de la receta, a los romanos también les debemos la denominación con la que es conocida: su nombre, en la mayor parte de los idiomas, deriva no del término para designar a la planta (sinapis) sino del condimento que se hacía con vino recién fermentado junto a las semillas picantes y que se llamaba mustum.

Damos un salto en el tiempo y nos encontramos con que, diez siglos después de su invención, la salsa de mostaza ya se había hecho un hueco entre las mesas más distinguidas. Las carnes y pasteles salados que se servían en los banquetes de reyes y nobles de la Edad Media iban a menudo aderezados con esta potente salsa. Pero en ninguna otra mesa adquirió tanto protagonismo como en la del Papa Juan XXII, que podemos considerarlo el primer fan declarado de la mostaza. Hasta tal punto sentía devoción por esta salsa, que creó para su sobrino el cargo de “gran mostacero del Papa”. No fue, sin embargo, una excepción, pues numerosas crónicas medievales nos hablan de la presencia habitual en las cortes europeas de mostaceros encargados de supervisar su preparación.

Este gran aprecio social por la salsa de la mostaza se hizo especialmente patente en Francia, donde en el siglo XIV se crea en Dijon el primer gran negocio dedicado a la comercialización de esta salsa. Dos siglos más tarde nacerá en Orleans la primera corporación de vinagreros-mostaceros y en 1630 surgirá la de Dijon. Poco despues, un tal Naigeon establecería la receta canónica de la salsa de mostaza fuerte o blanca.

Pero los franceses no fueron los únicos que encontraron en la mostaza un extraordinario condimento para sus comidas. Al otro lado del Canal de la Mancha, los ingleses desarrollaron una industria paralela a la francesa. Más tímidamente surgirá en otros países, como en Italia, donde, como bien explica Hummus Sapiens en su blog, se desarrolló una preparación denominada la mostaza de Cremona, que se parece más a un chutney, ya que se elabora con frutas maceradas en una salsa agridulce con mostaza y suele acompañar a menudo la carne hervida. Según The Oxford companion to food, la palabra mostarda en Italia hace referencia a esta preparación, mientras que emplean la palabra senape para referirse a lo que nosotros llamaríamos mostaza, que, por cierto, apenas tiene presencia en la gastronomía italiana.

Como tantos otros productos, en los siglos XVIII y XIX la mostaza pasa a incorporarse a la producción industrial, gracias especialmente a la mostaza en polvo primero y a la salsa ya preparada después. Esto disparó su consumo entre las clases más populares en muchos países, especialmente en Inglaterra, donde las salsas fabricadas por Keen and Sons o por Jeremiah Colman sentaron las bases de la mostaza como producto industrial global.

Aunque su consumo se ha generalizado en los dos últimos siglos, Francia sigue siendo un referente en cuanto a su producción y consumo. Allí, la mostaza es el producto de la molienda de los granos de la mostaza negros o pardos, con una única excepción, la mostaza de Alsacia, elaborada con semillas de mostaza blancas. Los tres tipos de mostaza más comunes en aquel país son la mostaza de Burdeos, que es suave y marrón, con un ligero sabor avinagrado y aderezada con azúcar y hierbas, a menudo estragón; la mostaza de Dijon, generalmente de color amarillo pálido, más potente y con menos sabor; y la mostaza de Meaux, también llamada moutarde à l’ancienne, realizada a partir de granos machacados pero no molidos y generalmente bastante suave. Un dato curioso sobre su producción es que, paradójicamente, la mayor parte de los granos con los que se elabora la mostaza francesa no se cultivan allí sino en Canadá. En cuanto a sus usos gastronómicos, los franceses la emplean habitualmente para untar antes de la cocción el conejo, el cerdo, el pollo y ciertos pescados grasos, además de ser la base de numerosas salsas, calientes y frías.

En eso difieren de los ingleses, donde la mostaza se usa sobre todo como una salsa de acompañamiento, a menudo realzada con yema de huevo o pasta de anchoa, para acompañar algunos pescados. Otros países amantes de la mostaza son Alemania, donde es empleada especialmente como condimento para la carne y las salchichas, normalmente servidas con dos tipos de mostazas, una más fuerte y otra más suave, y cuyas características se asemejan mucho a la mostaza de Burdeos; EEUU, donde la mostaza es generalmente muy suave, de color amarillo brillante y aderezada con cúrcuma; y Argentina, donde la mostaza se erige como acompañamiento esencial de la carne de res y donde la reina de las mostazas en aquel país tiene nombre propio: Savora.

18813_esp_ESCALA_286_500

Pero no todos los países ni culturas parecen haber sucumbido a su preparación en forma de salsa. En Asia, especialmente en la India, parecen más proclives a la receta tradicional prehistórica y siguen considerando que sus semillas, sin más, son suficientes para llevar un alimento a otra dimensión.

Si te ha interesado este post, quizás también te gustaría leer:

El mundo en su salsa (I): las salsas “madre” de Carême.

El mundo en su salsa (III): el mole poblano o cómo mojar en la esencia mexicana.

 

 

Para la elaboración de este post se han consultado las entradas dedicadas a la mostaza de:

Larousse gastronomique en español. Barcelona: Larousse, D.L. 2011, pp. 724-725.

The Oxford companion to food. Oxford; New York: Oxford University Press, 2006, pp. 526-527.

McGee, Harold: La cocina y los alimentos: enciclopedia de la ciencia y la cultura de la comida. [Barcelona]: Debate, 2007, pp.  438-439.  

Anuncios

4 comentarios to “El mundo en su salsa (II): La mostaza, una salsa global”

  1. Ernest diciembre 23, 2013 a 4:34 pm #

    Me encantan esta clase de entradas, son muy interesantes.
    Saludos

    • bocadosdecultura diciembre 28, 2013 a 10:46 am #

      Muchas gracias, Ernest, por tu comentario. Espero que las disfrutes tanto como yo intentando hacer alguna de tus magníficas recetas.

  2. abagendo diciembre 23, 2013 a 6:37 pm #

    Muy bien. No me acordaba de la mostaza de Burdeos. ¿Será porque no me gusta nada? En Francia, en las mesas de bares de carretera, está la mostaza en las mesas, al lado de la sal y de la pimienta negra, como ingrediente imprescindible. En el norte de Francia, sirven las patatas fritas en la calle, en cucuruchos de papel, y rociadas de un buen chorro de mostaza de la blanca…la que te hace llorar….

    • bocadosdecultura diciembre 28, 2013 a 10:50 am #

      Definitivamente los franceses disfrutan mucho más de la mostaza que en España, tanto en alta cocina como, por lo que cuentas, en la cocina popular. Con esto y otras cosas, como la adaptación que tienen que hacer los restaurantes de cocinas picantes como la mexicana o la india, llego a la conclusión de que en España somos muy poco amantes de lo picante. Habrá que investigar el porqué….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Bocados de cultura

La gastronomía, con otros ingredientes

Ver, Comer y Beber

Cultura gastronómica con La Papila Crítica

Momentos Gastronomicos

Recetas por Rocio Lazarczuk

Gastronoming

Cocina, recetas, vino, gastronomía, bebidas, ingredientes, uvas, alimentos...

The Big Wine Theory

Wine, Winery, Winemaker, Sommelier, Vino, Vinos, Vino Argentino, Vino argentina, Catena Zapata, Vinos de Argentina, Vinos de Mendoza, Best wines, mejor vino Argentino, best Argentinian wine, vino argentino Malbec, vino Argentino mendoza, historia del vino argentino, wine Argentinian history, malbec wine, malbec Argentina, wine Argentina, best wine, Uco valley, Malbec, Mendoza, Mendoza Malbec, Lujan de Cuyo Malbec, todo sobre el vino, prices, wines, wine news, todo sobre el mundo del vino, recommendations, wine online, wine scores, Wine prices, wine store, Region maps and grape variety, enología, enólogo, turismo, enoturismo, mundo degustación, cata, denominación de origen, valle de uco, Luján de Cuyo, Maipú, San Rafael, General Alvear, Valle del Tulum, San Carlos, Cafayate, Sierra de Famatina, la Rioja, Alto Valle del Río Negro, elaboración de vino, calificaciones, maridaje, sommelerie, novedades, los últimos vinos, uva, uvas, patagonico, patagonic, varietales, vinos varietales, sabores, sabor, late, wine, vinos, wines, presentes empresariales, champagne, chocolate cafe, cofee chocolate, frambuesa chocolate, raspberry chocolate, orange chocolate, naranja chocolate, cosecha tardia, torrontes tardio, chardonnay, chardonnay, chocolate menta, mint chocolate, omega, aji, ensaladas frutales, combinacion vinagres, vinagre varietal, vinagres varietales, varietal Viniegra, aceite aromatico, aceites aromaticos, buenos aires, life and style, real estate, news, breaking, argentine, technology, ads, media, cocina, recetas, sopas, cremas, pastas, arroz, ensaladas, aderezos, carnes, aves, pescados, mariscos, recetas light, postres, dulces, bebidas, cocteles, glosario, consejos, tips, tests, vino para cena romantica,vino cena,vino cena elegante,vino especial,vinos personalidad,vino aniversario,buscar, botella, cepas, tinto, blanco, bodegas, vinoteca, guia, guia de vinos, guia interactiva de vinos, aplicación para celulares, app para mobile, app store, Malbec, Malbec argentino, Malbec mendocino, Malbec salteño, Cabernet Sauvignon, Cabernet Sauvignon argentino, Cabernet Sauvignon Salteño, Pinot Noir, Pinot Noir argentino, Pinot Noir mendocino, Pinot Noir Valle de Uco, Pinot Noir Patagónico, Cabernet Franc, Cabernet Franc argentine, Syrah, Syrah Argentino, Syrah sanjuanino, Vino tinto argentino, vino de altura, vino intenso, Merlot, Merlot argentine,Cabernet Franc, Cabernet,Franc argentine, Qué vino elegir, que vino regalar, precio-calidad, como elegir un buen vino,Vino para comidas, vino para impreisonar, vino para una salida, vino para regalar, vino para carnes, vino para carnes asadas, vino para pescados, vinos para pizza, vino para cada comida, cocina con vino, vino para arroz, vino para picadas, vino para un almuerzo de negocios,vinos Patagonia, vinos patagónicos

Paula Molés

La gastronomía es memoria, pasión y cultura. También esconde ideas e intenciones... y sobre todo es diversión. "El que hem menjat", lo que comemos y lo que comeremos, aquí y más allá, tienen cabida en este blog.

LondonEats

Adventures in a South London kitchen and musings on all things edible in this great city and beyond

Salsa de chiles

La gastronomía, con otros ingredientes

La lente gastronómica

Más allá de la fotografía gastronómica. Reacciones, creaciones y recreaciones

El Chef ha muerto

Literatura negra gastronómica

MakinGastronomy

Delirios de un Gastromaníak

blog

FRagMeNtS

gastroandadas

"La gastronomía es la estructura sensorial armoniosa del fenómeno alimenticio de un pueblo". Ángel Martinez Salazar

tortillaffinity

Probando tortillas desde 1817

Cocina sana con Ernest Subirana

Blog de cocina donde encontraréis recetas y recomendaciones para una vida saludable

abagendo

dum spiro, spero

Hummus Sapiens

Blog sobre Historia de la gastronomía, la cocina y la alimentación

Artecisoria's Blog

Comer, beber, qué placer

Cesta de patos

Un poco de todo, mezclado

A %d blogueros les gusta esto: